viernes, 3 de marzo de 2017

Destripando publicidad. Estereotipos sexistas en la publicidad de Coca-Cola


Esta presentación la preparé el curso pasado para el trabajo con los alumnos. Como me esperaba, les costó identificar los estereotipos presentes en el spot, con lo que se demostraba la honda persistencia de estos estereotipos degradantes en el imaginario social dominante. 

Ahora lo he ampliado con imágenes de otras campañas y lo he subido a slideshare. Ya lo tenía en Google Sites, pero es necesario mantener estas plataformas que Google con su voracidad monopolística, propia del Gran Hermano que ya es, trata de arrinconar. 

También he redondeado la página donde están recogidos los materiales del proyecto Destripando Coca-Cola , que os invito a visitar. 

Todas las propuestas son bienvenidas. Y, como me ofrecí desde el principio, si alguno/a estáis interesados en desarrollar la experiencia en vuestros centros, podéis contar con mi colaboración. 

Hasta he preparado una guía didáctica para sortear sin mucho esfuerzo esa tarea burocrática que tanto nos cansa a muchos, a pesar de ser absolutamente necesaria para expresar las intenciones educativas de un proyecto.



miércoles, 22 de febrero de 2017

No pactarán sobre educación mediática, pero podemos soñar un poco (2)


Imagen CC0 Dominio Público en Pixabay

Soñemos...

Partiendo del panorama expuesto en la entrada anterior, nos merecemos soñar un poco, pero sin perder los pies del suelo. A eso dedico esta entrada.



¿CÓMO CONSEGUIR TRABAJAR EN TODOS LOS CENTROS LA EDUCACIÓN MEDIÁTICA?

La educación mediática como tema transversal

Nadie duda que la educación mediática, lo mismo que la educación para la paz o la educación ciudadana, son temas transversales a los que todos los profesores están llamados a integrar en sus programaciones.

Y como tal, con diferentes nombre y diferente nivel de incidencia, está recogida en nuestras últimas leyes educativas, incluida la LOMCE. El resultado es lo que ya sabemos.

Y es que no es lo mismo sugerir que proponer, y menos que reglamentar. Las generalidades, a las que tanto gusto le cogen los políticos al aprobar leyes, solo son operativas cuando bajan a la arena preceptiva.



La educación mediática como materia con currículo y especialista propio

Mi propuesta está bien clara: haciendo sitio en el currículo oficial a una materia con ese nombre u otros similares, que abarque con mayor o menor amplitud las nuevas alfabetizaciones. A mí personalmente me gusta la propuesta de la UNESCO de Alfabetización Mediática e Informacional (AMI), y la complementaría con la de Comunicación Audiovisual, que debería volver al currículo como materia optativa de 1º de Bachillerato. La educación mediática tendría carácter obligatorio y se impartiría en varios cursos de ESO (si no en todos)


¿Cómo sería el proceso?


Comencemos por recordar lo que pasó hace ya más de dos décadas con dos materias que irrumpieron de un curso para otro en el currículo de la educación secundaria: Tecnología y Economía. Al principio no se contaba en los centros con profesores formados específicamente, pero Departamentos y profesores particulares asumieron impartirla impulsados por motivos varios: más horas para el Departamento, concursos de traslados, y, por supuesto, los entusiastas voluntaristas que venían peleando por la introducción de aquellos contenidos en el currículo.

No hablemos de la calidad, coherencia o metodología de las primeras programaciones de aula, porque aquello era para todos desbrozar un camino nuevo.

Pero fue cuestión de unos pocos años: las sucesivas oposiciones han ido nutriendo estos departamentos de profesores capaces y muy bien formados. Y hoy se considera lógico y normal que estas materias tengan su sitio en el currículo, lo mismo que ocurre con con la entonces nueva presencia de la figura del Orientador.


¿Podría pasar lo mismo con la educación mediática?

Pues claro que sí, ¿quién lo duda?. Si se contemplara en la ley, su implantación seguiría el mismo camino que esas materias, y a la vuelta de cuatro o cinco años se habría normalizado y nos preguntaríamos todos, profesores, padres y alumnos, lo mismo que con la Economía y la Tecnología: ¿Cómo es posible que antes no se trabajaran estos contenidos?

En esa corta transición habría Departamentos y profesores interesados, por supuesto. Los Departamentos de Lengua serían (deberían ser) los primeros. Además, no les vendría nada mal que entrara en muchos de ellos un poco de aire fresco y removiera el polvo de querencias numantinas. Pero también serían parte interesada otros Departamentos como el de Geografía e Historia, el de Plástica y Visual o, por qué no, el de Tecnología.

Y no faltaría, por supuesto, esa minoría entusiasta de profesores que vienen haciendo voluntariosos esfuerzos para introducir estos contenidos en sus asignaturas. Ahora serían muchísimos más los decididos a dar el paso adelante sin tener que ponerse las medallas del voluntarismo. Y en paralelo, por parte de los centros de profesores y otras entidades formativas, proliferarían los programas de formación y los profesores interesados en ellos.

Muy bonito, ¿verdad?. Y todo sin gravitar. Sería una propuesta realista, que, sin levantar aspavientos recorrería el camino ya conocido con las materias mencionadas.

Esa sería su mayor ventaja, la que mejor se adaptaría a las culturas escolares dominantes.


SOÑEMOS UN POCO MÁS ALLÁ
Una posibilidad de mayor proyección educativa.


Imagen CC0 Dominio Público en Pixabay


Pero dejadme seguir soñando un poco, porque hay otra posibilidad más creativa y de mayor proyección educativa: la creación de la figura de un bibliotecario especialista en EMI (Educación Mediática e Informacional) que diera cuerpo y presencia a la manoseada transversalidad curricular, tan consustancial a la animación a la lectura, y a la alfabetización mediática e informacional.

Para visualizar esta propuesta pensemos en un profesor/departamento que repartiera su horario de trabajo de la siguiente forma:
  • Una parte a la impartición de la educación mediática y el tratamiento de la información (EMI) como una materia más.  Los alumnos de determinados cursos cuentan con ella en sus horarios, y trabajan contenidos específicos.
  • Otra parte dedicada al apoyo a los profesores y sus alumnos en proyectos que puedan poner en marcha, y que impliquen búsquedas de información, tratamiento y producción, así como publicación y difusión. 
  • Otra parte dedicada a la gestión, animación y el fomento de la lectura en distintos soportes en la Biblioteca, que sería más que nada Mediateca. 
Imagen propia

Las enormes ventajas de un bibliotecario especialista en medios

Sigamos soñando, por favor, pero sin levitar.
Si todavía no hemos perdido la capacidad de levantar la mirada y contemplar un horizonte de renovación profunda de la escuela para hacerla más acorde a los que nos demanda la sociedad de este siglo, esta figura del bibliotecario especialista en medios con las funciones señaladas, podría:
  • Romper muchos muros de un currículo excesivamente asignaturizado y compartimentado, fomentando una transversalidad real.
  • Abrir cauces al trabajo cotidiano en equipo de los profesores, especialmente necesario el momento de poner en marcha determinados proyectos. El especialista en medios sería un buen mediador (admítaseme el guiño) para reunir profesores.
  • Fomentaría en trabajo con las TIC de forma creativa y empoderadora por parte del profesorado, que, contando con ayuda y apoyo, perdería buena parte de los miedos y recelos a las novedades.
  • Fomentaría el trabajo por proyectos y otros procesos de innovación al reducir la carga de trabajo y estrés de los profesores.
  • Propiciaría las clases invertidas (flipped classroom), pero sin tener que sacarlas fuera de los centros.
  • Daría la importancia que se merece a la Biblioteca como centro de recursos y dinamización cultural del centro, acabando con el agotador voluntarismo de muchos profesores, que dejan allí esfuerzos no reconocidos, ni lectiva, ni profesionalmente.
  • Propiciaría procesos para terminar con la estructura fabril de espacios y horarios en los centros.
En suma: esta figura del bibliotecario especialista en medios sería un potente ariete para conducir la disrupción educativa, que sí o sí se va a producir antes o después, hacia una educación excelente en la formación de ciudadanos empoderados, despiertos e implicados en su tiempo.

¿A que suena bien?



Demasiado bonito como para creérnoslo. 





No hay horizontes para los que viven en un panorama de presente continuo, con gobernantes incapaces de mirar más allá de los 4 años de una legislatura, y un ambiente cultural indiferente a la barbarie de reducir el peso de materias fundamentales como Filosofía, PlásticaMúsica, y con sus profesores  teniéndose que justificar.  


Por lo visto, necesitamos más culpabilizados emprendedores de sí mismos, que ciudadanos emponderados que busquen la vida buena y la participación democrática. 

 Pero bueno, no podemos dejar que pesimismo de la lucidez apague el empuje optimista de la voluntad. Siempre tendremos grietas por donde meter la palanca. 



PRÓXIMA ENTRADA: EL PANORAMA INTERNACIONAL



Imagen CC0 Dominio Público en Pixabay

Para ampliar la perspectiva necesitamos un poco de aire del exterior. ¿Qué hacen, qué están haciendo con la educación mediática en otros países, y más concretamente los europeos, con este tema?

 Es posible que el mal de muchos nos consuele un poco. Como si fuéramos tontos. 


lunes, 13 de febrero de 2017

Por qué no va a entrar la educación mediática en el posible Pacto Educativo (1)



Este vídeo recoge el hangout (qué feo barbarismo para denominar una videoconferencia) en la que participé el pasado 27 de enero. Para mí fue una experiencia enriquecedora y muy motivadora, dado el alto nivel de participantes como Mercedes Ruiz Londones, Luz Beloso, Alfonso Gutiérrez, José Daniel García, Manuel Cristóbal y Jesús Hernández como coordinador. Resultó particularmente agradable la cordialidad comunicativa que se estableció entre todos nosotros, ante, durante y después.

Consiguieron cargarme las pilas, que siempre viene muy bien. Y provocarme a escribir esta pequeña serie de entradas sobre un tema tan importante para este blog. 

Mi intervención en el vídeo se oye mal por la calidad de mi conexión de pueblo, lo que ha sido un impulso más para meterme en este campo florido.

Así que en sucesivas entradas desarrollaré algunas ideas expresadas sobre la educación mediática y su problemático futuro en la educación obligatoria. Trataré de argumentar por qué soy pesimista respecto al único futuro viable que veo para generalizar esta urgente alfabetización de ciudadanía, que no es otro que contar con un currículo propio.


¿Dónde está el profesorado que trabaje la educación mediática?


Imagen CC0 Dominio Público en Pixabay

En Competencia mediática del profesorado y del alumnado de educación obligatoria en España,  publicado recientemente en la revista Comunicar sus autoras ponen en evidencia un estado de cosas que todos los que pisamos los centros conocemos:
(...) a pesar de que ambos protagonistas de la educación formal viven inmersos diariamente en experiencias mediáticas, la transferencia al proceso de enseñanza y aprendizaje no se aprecia realmente en la mayoría de los centros escolares.
Es como decir, citando una ya vieja provocación de J. Ignacio Pozo, que seguimos con una escuela que ofrece contenidos del siglo XIX, con profesores del XX a alumnos del siglo XXI.

Y que nadie que no conozca los centros desde dentro me venga con milongas, porque esta es la situación a pie de aula. Es muy fácil caer en la tentación de idealizar una realidad cuando solo tienes referencias de los que hablar, dicen y publican en las redes sociales sobre el tema. Es el riesgo de los colegas universitarios.

Y no es que somos pocos, lo que es cierto, pero, visto el panorama en su conjunto, no somos más que una curiosa minoría en muy pocos de los centros de secundaria de nuestro país.  

Dicho de otro modo: no se atisba en el horizonte esa masa crítica capaz de desencadenar por sí misma cambios importantes en la educación mediática. 

Y estamos así por varias razones a mi juicio:
  1. La fundamental: Carencia de entidad y currículo propio. La presencia de los medios en el currículo es más que nada retórica, adornando intenciones y objetivos generales. Las autoras del artículo mencionado aciertan con el adjetivo: d i f u m i n a d a... 
  2. La baja capacitación del profesorado. En su investigación las autoras diferencian tres niveles para cada una de las dimensiones elegidas (siguiendo a Ferrés Prats y Piscitelli): Básico, Medio y Avanzado. A nadie que no esté dentro le sorprenderá que la capacitación del 50% del profesorado está en el nivel inferior, el básico, el de poco o nada. Es preocupante, ¿no? Cierto que hay en torno a un 25% con nivel Avanzado, pero no llegan al 20% la capacitación en la dimensión "Ideología y valores", de tanta importancia en la educación mediática. Aunque la actitud ante los problemas sociales resulta fundamental en la educación mediática, las autoras de la investigación referenciada destacan la importancia decisiva de los procesos de formación para la adquisición de niveles óptimos en competencia mediática.
  3. El aumento del estrés y la merma de motivación. Aunque siempre es necesario un moderado nivel de estrés para activar la motivación y el cambio, el aumento progresivo de la carga laboral, así como la incertidumbre y contradicciones de los cambios legislativos, se corresponden mal con las nuevas demandas de conocimientos y habilidades que se le exigen a los profesores para trabajar en centros con recursos (entre ellos Internet y las TIC) cada vez más precarios. 
  4. Reticencia del profesorado al uso generalizado de los medios y dispositivos digitales. En la línea de la cita de Ignacio Pozo, la escuela sigue fuertemente amarrada a la "Era Guntenberg", participando las culturas escolares de un rechazo a los medios y las redes sociales, como distractores de las más elevadas tareas escolares. En lugar de proporcionar instrumentos racionales y metodológicos para encarar de forma crítica unos medios cada vez más omnipresentes, se adopta la postura del avestruz. Basta ver las "soluciones" arbitradas en la mayoría de los centros respecto al uso de los móviles.
  5. Resistencia del profesorado a cambiar los roles habituales del siglo XXManuel Area define los nuevos roles con las metáforas del DJ, Curator y Community Manager. Si resulta urgente el cambio en todas las materiasen el trabajo de los medios y con los medios resultaría un sinsentido llamativo seguir con los viejos hábitos . Y eso supone un obstáculo no menor, que se une a todos los anteriores. 

¿Entonces, qué hacemos?

Imagen CC0 Dominio Público en Pixabay

Los que tenemos mucho callo forjado en la pelea por la educación mediática y audiovisual, vamos a seguir, cómo no, en nuestros puestos frente a ese casposo productivismo del viento neoliberal de la LOMCE, que solo busca rendimientos materiales, y a cuyos inspiradores poco les importa la vida buena y la emancipación ciudadana. 

Pero, eso sí, necesitamos soñar un poco, no perder de vista el horizonte.  

Nos vendrá bien, por ejemplo, ponernos a pensar cómo conseguir de forma realista que en todos los centros de Secundaria haya un profesorado bien formado que trabaje la educación mediática con los alumnos y alumnas. 

Es a lo que dedicaré la próxima entrada.

_______________

Nota: las referencias utilizadas las pondré en la última entrada de esta serie.


lunes, 16 de enero de 2017

#Edumed, una extraordinaria oportunidad para formarnos en educación mediática


Sabía de este III CONGRESO DE EDUCACIÓN MEDIÁTICA Y COMPETENCIA DIGITAL desde su convocatoria, allá por el mes de octubre. Tuiteé sobre la noticia y me dispuse a participar preparando una comunicación (en ello ando).  Descarté la fase presencial por el desembolso que me supondría matrícula, viaje y estancia (100 +/- 300). 

Ha sido al calor de las novedades que he conocido esta semana, cuando me he decidido a preparar esta entrada (advierto que es posible que solo sea novedad para mí por no leer en detalle la convocatoria inicial).

La "novedad" tiene que ver con la implicación del INTEF en el proyecto, acogiéndose a la oferta de la organización del Congreso. El INTEF, para el que no lo sepa, es la organización oficial encargada de la formación online del profesorado.  Por eso considero que estamos ante una oportunidad extraordinaria para ponernos al día y animar a otros colegas a participar. 



LA FASE VIRTUAL

El que los directores de la FASE VIRTUAL fuesen Alfonso Gutiérrez Martín (el del simpático vídeo de arriba)  y Agustín García Matilla, era toda una garantía para mí.

Esta es la información básica que figura en la web :
Este congreso virtual constituye la primera fase del III Congreso Internacional de Educación Mediática y Competencia Digital-Media Education Summit 2017. La segunda fase tendrá lugar en Segovia (España) del 15 al 17 de junio de 2017
Ambos acontecimientos, el congreso virtual y el encuentro presencial en Segovia, están concebidos como complementarios.
Queremos que este acontecimiento esté al alcance de todos los interesados en la educomunicación, Por ello ofrecemos, por tan solo 20 €, la posibilidad de participación exclusivamente on-line, a través del II Congreso Virtual de Educación Mediática y Competencia Digital, que se desarrolla durante el mes de Mayo de 2017. También procuraremos ofrecer en “streaming” algunas sesiones de la fase presencial para los que se hayan matriculado únicamente en la modalidad virtual.


UN MOOC GRATUITO PARA TODOS LOS INTERESADOS


A Los párrafos anteriores se ha añadido (o lo que creo yo que ha sido añadido este mes) el párrafo siguiente:
El desarrollo tendrá lugar en la plataforma educaLAB. moocintef, por lo tanto todos los participantes en el Congreso, tanto la modalidad completa como solo la virtual, deberán por una parte inscribirse en una de estas modalidades, y, por la otra inscribirse en este MOOC:Congreso de Educación Mediática y Competencia Digital. 2017 MOOC-INTEF
Si te vas directamente a esta misma página te encontrarás con la convocatoria y los pasos para inscribirte. Al final de la misma nos resaltan que este MOOC:
Está dirigido a un perfil amplio de personas interesadas en el ámbito educativo y la comunicación, tales como educadores y comunicadores; profesorado de cualquier nivel y estudiantes de educación y comunicación.
 El único requisito para matricularse en este MOOC es el interés por aprender, compartir y desarrollar contenidos relacionados con la educación mediática y la competencia digital; además de disponer de una conexión a Internet.


ENTONCES,  ¿HAY QUE INSCRIBIRSE EN EL CONGRESO VIRTUAL?

NO, no es necesario. La verdad es que se lían un poco para decirnos que solo en el caso que queramos mandar una comunicación, tenemos que inscribirnos en el Congreso y abonar los 20 euros correspondientes. Lo dice expresamente aquí:
Para que la comunicación o aportación sean aceptadas será necesaria, como mínimo, la inscripción de uno de los autores



¿QUÉ ES UN MOOC?

Para quien no ha participado aún en un MOOC hay que decir que es una interesante experiencia formativa, a la que hace ya tres años se sumó el INTEF en su oferta formativa.

MOOC es el acrónimo en inglés de Massive Online Open Courses ( ó Cursos online masivos y abiertos). Las características de un Mooc son:
  • No tener limitación en las matriculaciones.
  • Poder ser seguido online.
  • De carácter abierto y gratuito. Con materiales accesibles de forma gratuita



CONTENIDO Y ESFUERZO REQUERIDO

Aunque lo puedes encontrar directamente en la página del MOOC  (¿aún no lo has hecho?), estas dos imágenes te lo sintetizan:





MIRANDO HACIA EL FUTURO



También me parece de enorme interés lo que se nos indica en esta página de la web del Congreso. Estaremos atentos.
Una de las aspiraciones del grupo de profesionales de la educación y la comunicación que organiza este evento es la creación y puesta en marcha de una red que aglutine posibles esfuerzos en pro del desarrollo de la educomunicación. La celebración de este tercer congreso es la oportunidad ideal para iniciar la andadura de “CONTACTO. RED DE EDUCACIÓN MEDIÁTICA Y COMPETENCIA DIGITAL”. La posibilidad que se nos brinda de asociarnos a GAPMIL (Global Alliance for Partnerships on Media and Information Literacy), de la UNESCO, es un aliciente más para dar el paso adelante.


NOS VEMOS ALLÍ

Bueno, ya está todo dicho. Se entenderá por qué me he extendido tanto en esta entrada. Creo que habréis comprobado, como se señala en el título, que estamos ante una extraordinaria oportunidad para ampliar el círculo de los que estamos empeñados en la alfabetización mediática como garantía de una sociedad más justa y democrática, con ciudadanía crítica y participativa.  También lo expresan los organizadores del Congreso:
Solo resaltar que defendemos una Educación Mediática para una ciudadanía crítica y transformadora en un mundo global, y que defendemos que esa ciudadanía utilice todas las herramientas que estén a su alcance para comunicarse con la mayor libertad posible y para transformar la sociedad en un mundo más justo y equitativo para todos y todas.(presentación de la web del Congreso, donde puedes encontrar otros interesantes vídeos)







martes, 13 de diciembre de 2016

¿Es esto una trucha?.Una forma de iniciar la alfabetización audiovisual



Durante muchos años, sobre todo cuando impartía Comunicación Audiovisual en 1º de Bachillerato, empezaba siempre mis clases con la trucha que ahora me acompaña en el perfil. Se trata de una pieza de la magnífica exposición que mi compañero José Manuel Teijón organizó en el instituto en torno al tema de "El agua" hace ya unos cuantos años. Tuve entonces el acierto de conservarla para mis clases como un gran elemento motivador.

Y sí, me lo pasaba en grande con mis alumnos vacilándoles con la cuestión de si aquello era o no una trucha. Yo solo les decía lo de "ESTO NO ES UNA TRUCHA", y ellos, dudando, se metían en un jardín tratando de demostrarme sus conocimientos de pesca...

Los dejaba un rato y empezaba después a preguntarles por el tamaño, por sus componentes (plástico y cartón), para que ellos encontraran la respuesta: aquello no era más que la IMAGEN DE UNA TRUCHA. Se parece mucho a la realidad, pero hay diferencias fundamentales, decisivas para nuestro comportamiento.

Todos terminaban diciéndome que les había hecho trampa, pero se quedaban con el toque fundamental para perder la inocencia ante las imágenes.

La trucha, que se conservaba en el aula de Comunicación Audiovisual, se encontraba ahora en paradero desconocido hasta que me la buscó y encontró Reme de Cabo, una de las compañeras la que apoyo en mi instituto (digo mío porque me ha sido otorgado el inusual título de Profesor Emérito).

La quería para estrenarme con los alumnos de este curso antes de meternos en la segunda edición del Proyecto Coca-Cola. 

Este es el vídeo que he preparado para ellos:


Como puede observarse, la imagen que he adoptado para mi perfil social es un fotograma del vídeo, con un arreglo de la lumninosidad y el color. A los chicos/as les he explicado el proceso en el blog de Transalfabetización que comparto con ellos. 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

No es fácil fotografiar la lluvia. Una reflexión sobre la sociedad de la información y la alfabetización mediática.

Aunque no lo parezca, estaba lloviendo...

Hace unos días nos vino un lunes lluvioso, con una lluvia bien caída, como dicen por estas tierras.

Yo seguía dándole vueltas al asunto de la selección de spots e imágenes para analizar, a la manera de epítomes de una realidad demasiado difusa e impregnante, el impacto de la publicidad en nuestras vidas. Como la lluvia de ese lunes, silenciosa, lenta, suave, persistente...

Me parecía una buena metáfora y me propuse dar testimonio visual de esa lluvia que todo lo envolvía. Como la publicidad y su discurso consumista.

Comprobé enseguida que no resultaba nada fácil. No lo conseguí.

Las fotografías de plano general captan el ambiente, pero no nos permite visualizar esa lluvia envolvente.

Tienes que ir a los detalles:





Pero estas fotos detalle sólo nos muestran la lluvia caída, no el hecho en sí, que pudo haber sido mucho antes.

Tenía que captar el momento en el que cae la lluvia.

Busqué el contraste. Un fondo oscuro. Tampoco funcionaba. Se aprecian algunas tenues líneas verticales, pero tiene que llover torrencialmente y estar iluminada la lluvia en contraluz con luz directa, como el polvo que se hace visible en una habitación. Nada.



Al final encontré la forma de captar ese momento efímero en el que las gotas caen sobre el agua acumulada:



Esto fue lo máximo a lo que llegué con la cámara de mi móvil esa mañana lluviosa, dulcemente lluviosa. Poca cosa, pero una exploración enriquecedora.

Otros lo hacen infinitamente mejor, por supuesto. Así que me puse a buscar imágenes en la Web. Concretamente en Pixabay. Eran muchas, algunas muy buenas. ¿Qué hacer?. Pues un vídeo con ellas de la forma más fácil: con el editor de YouTube. Solo tienes que subir las diapositivas y tomar algunas decisiones sobre el orden, el ritmo y la música. 30 minutos, no mucho más. Este fue el resultado:



UNAS REFLEXIONES A PROPÓSITO

¿A donde quería, quiero, llegar con todo ello?

A varias  cosas:
  • Demostrar(me) que no es fácil captar fenómenos ubicuos como el frío, el viento o esa lluvia suave, monótona, silenciosa y persistente que viví ese día. 
  • Esa lluvia es la que más penetra en la tierra. Por eso me parece la mejor metáfora de la atmósfera consumista en la que estamos inmersos, y de cómo actúa la publicidad sobre nuestros deseos...Y de la dificultad de poner esto en evidencia.
  • Si yo me "divertí" explorando, en analógico y en digital, por qué privamos de ello a nuestros alumnos, y los aburrimos demostrándoles lo mucho que sabemos (más que ellos, claro)
  • Posiblemente la madurez profesional como enseñante se obtiene cuando se pierde definitivamente la autista inocencia que hay detrás de expresiones como "dar clase", muy similar a eso de"dar lecciones" en nuestra vida social. Las respuestas de los oyentes son similares en uno y otro caso. 
  • Es urgente pues cambiar nuestro papel como profesores de alumnos en la sociedad de la información.  Deberá responder a las tres metáforas que Manuel Area atribuyó al docente 2.0DJ, Curator, Community Manager.
  • En alfabetización mediática se exige exactamente lo mismo. Llevo esta reflexión a mi práctica actual como docente online (principalmente): de poco sirven los blogs que llevo (este y el de Transalfabetización) y mi canal de YouTube, si no responden a esas tres metáforas de M. Area. 



sábado, 19 de noviembre de 2016

"Me ha decepcionado la superluna". La realidad como espectáculo.

Imagen recibido a través de Whatsapp. Ver al final de esta entrada.

"Me ha decepcionado la superluna", me comentó un familiar el día siguiente de la superluna. La expectación creada por los medios puso a medio país a mirar el cielo. 

Y en este caso concreto eso está bien, y más cuando en las ciudades solo hay ojos para los escaparates.

Me imagino que mi familiar no fue el único. Seguramente muchos de nosotros y nuestros alumnos vivieron una decepción similar. 

Lógico. Con la lógica de quien confunde imagen con realidad, mirada inocente del analfabeto audiovisual.



En los días previos los medios, todos, se habían encargado de fabricar una enorme expectación, tan enorme como las proporciones de la luna re-creada con los recursos audiovisuales adecuados.



NO ME ESTROPEEN EL ESPECTÁCULO, POR FAVOR

Pocos, muy pocos, bajaban a la realidad con una información sin distorsionar, con imágenes e informaciones como estas, que desmentían la espectacularidad exagerada del fenómeno. No interesaba aguar la fiesta, claro:



Información de National Geographic sobre la visualización del fenómeno (la negrita es mía):


“Aunque la “Súper luna” tuvo un 20 por ciento más de brillo y fue un 15 por ciento más llena de lo normal, el efecto visual puede ser sutil”  agregó Anthony Cook, observador astronómico del Observatorio Griffith en Los Ángeles.
"Dudo que la mayoría de la gente se diese  cuenta de nada inusual durante esa luna llena", dijo Cook.
"Debido a que la cantidad total de luz es un poco mayor, la diferencia más notable fue en la cantidad de luz que llegó a la tierra, pero las diferencias no fueron suficientes para ser evidentes”.  




UN GRAN ESPECTÁCULO MEDIÁTICO. "¿ACASO NOSOTROS MANIPULAMOS LA INFORMACIÓN?".

Los titulares del día siguiente "desmentían", contradecían, la decepción de tantos. La prueba estaba en (casi) todas las portadas de los diarios y telediarios. En unas más que en otras:



No manipulaban la información, manipulaban la realidad y escondían la información.

Los dos extremos de esta selección estaban en El País (¡ay!) y en el Heraldo de Aragón. Cuestión de utilizar una distancia focal u otra (teleobjetivo o angular normal). Y de higiene informativa, claro:





UN BUEN MOMENTO TAMBIÉN PARA LA AGITACIÓN ALFABETIZADORA

Ese mismo publiqué estos dos tuits



En Whatsapp se me ocurrió esta "gracia" cuando un familiar me mandó la imagen que encabeza esta entrada:






FABRICAR TU SUPERLUNA O SUPERLOQUESEA Y APRENDE ALGO MÁS DE RETÓRICA AUDIOVISUAL.


Si surge en clase o nos proponemos  trabajar un tema como este, hay que pasar a la acción. Esta completa entrada de Antoni Cladera en PhotoPills nos da las claves para ello, aprendiendo de paso algunos elementos básicos de la técnica del lenguaje audiovisual. Lástima que para estos casos no siempre vale la cámara de nuestros/sus móviles.




ALGUNAS CONCLUSIONES 

  • Los medios crean la realidad y deciden lo que existe y lo que no. La base de la manipulación de lectores y espectadores no está en la mentira, sino en el uso interesado de la retórica audiovisual que parte del falso supuesto de la identificación de la imagen con la realidad.
  • Cuando re-crean la realidad lo hacen al servicio, no tanto de la información, como del espectáculo. Cuando más espectacular parezca la realidad, más fácil es captar la atención del lector-espectador. En digital: acumular clics.
  • Los espectadores, en el fondo, no son tontos, y si se paran a pensar saben que lo saben, pero la imaginación y el deseo pueden más y se dejan llevar, abriendo con ello la puerta a la manipulación de su atención.
  • Los lectores/espectadores tenían en este caso una ventaja: sabe cómo es la luna, la ven continuamente sin intermediarios.  Imaginemos que no han visto la luna y sacaremos unas conclusiones preocupantes cuando la realidad de la que nos informan los medios no la conocemos directamente.
  • Si todo esto lo aplicamos a otros aspectos de la realidad menos neutros que una noticia científica, y más pendientes de prejuicios e intereses ideológicos y políticos, entenderemos la urgencia de conocer mejor la retórica audiovisual y sus trucos para la formación de una ciudadanía menos manipulable.
  • Noticias como esta son un magnífico punto de partida para motivar y guiar la exploración de los alumnos de situaciones en las que se evidencia, más allá de su parecido, la radical diferencia entre imagen y realidad.



UN APUNTE FINAL SOBRE LA NETIQUETA

Por cierto, la foto de la cabecera tiene autor, como todas. Estuve un rato buscando la autoría hasta que encontré que es de Paco Fuentes Vicario, un notable fotógrafo, algo efectista para mi gusto. Firma sus fotos para evitar el pillaje, pero los que se apropiaron de ella realizaron un corte interesado para suprimirla. ¿Cómo no llamar a esto robo? Ya no me conformo con falta de respeto o netiqueta.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Sopas de siglas para decir (casi) lo mismo sobre la alfabetización del siglo XXI (1)

Imagen CC0. Pixabay


Hace ya un tiempo que llevo dándole vueltas a esta pregunta: ¿Cómo llamar a lo que hago y me propongo en este blog?

Empezó llamándose (sigue) Comunicación Audiovisual. El título de la materia de Bachillerato y el nombre de la carrera universitaria me sacaban de posibles dudas.

Pasaron los años y el término se fue quedando corto, no expresaba de forma completa lo que hacía  y decía. Así que añadí lo de "mediática y digital".

Pasó más tiempo y también esta suma se me quedó pequeña. 

Pero no importaba: todos sabíamos y sabemos que los términos son secundarios mientras no constriñan prácticas y propuestas amplias. 

Curiosamente, la mayor parte de los colegas con los que comparto ideas son profesores de Lengua. Y ni ellos se limitan a la alfabetización lectoescritora, ni yo dejo de poner a esta en un lugar prominente de mis prácticas y propuestas.  

Sin decírnoslo, a todos nos parecía que la inclusión del término "digital" venía a completar la forma de nombrar a lo que hacíamos.  La lectura, la escritura, la comunicación audiovisual, el estudio de los medios, todas estas prácticas se redimensionaban en la Web con nuevas posibilidades comunicativas.

Mientras tanto, desde otro ámbito fundamental de cultura y (también) educación como el de las bibliotecas, nos hacían ver la importancia decisiva de la alfabetización informacional (ALFIN), a la vez que ponían en evidencia a una escuela en buena parte centrada en la transmisión de conocimientos acotados y constreñidos en el libro de texto



Imagen CC0. Pixabay

¿Qué hacer entonces?, ¿bastaba con el término "digital" que había añadido al blog?, ¿Incorporaba la ALFIN al nombre del blog?

Pienso en el proyecto en torno a Coca-Cola del que he venido hablando aquí desde el curso pasado. Lo que estamos haciendo podría encuadrarse tanto dentro de la alfabetización mediática, como de la audiovisual, de la digital, pero también de la lectoescritora, la tecnológica y alguna otra. Todas y ninguna de estas alfabetizaciones me resultan suficientes para designar el proceso de alfabetización en el que me sumergía con los alumnos del Bernalt y su profesora.


Es más: buena parte de los proyectos más interesantes de alfabatización(es) que encuentro en la Web adolecen del mismo problema. Tienes la sensación de que lo que se hace allí rebasa los límites impuestos por el concepto de alfabetización utilizado para etiquetarlos.

¿Qué hacer entonces?. ¿Dejar que las preferencias de cada una de las fases del proyecto nos indique el tipo de alfabetización dominante?, ¿utilizar todas las etiquetas simultáneamente?, utilizar un plural que las abarque a todas?, ¿alfabetizaciones?. Como que no. Tampoco me convence el aire de pleonasmo de Alfabetizaciones múltiples. Abajo explico por qué.

martes, 25 de octubre de 2016

No tenemos sueños baratos. Y así nos va, maldita publicidad.


Acaban de conceder los Premios Ondas, y entre ellos está la campaña publicitaria "No tenemos sueños baratos".




Si vives en este país es una campaña que ya conoces. Con toda seguridad. Así que no corremos riesgos de toxicidad viral. No necesitamos esas advertencias necesarias para evitar ser propagadores.


¿Cuántas veces lo habremos visto-oído
TODOS durante más de un años?


Seguramente una infinidad, independientemente de nuestro interés-atención. Solo con ver un rato la tele u oír la radio.

Ahora, antes de toquetear los vídeos y enlaces de esta entrada, hazte la siguiente pregunta:





¿Cuál ha sido tu reacción durante este tiempo
ante cualquier cartel, cuña o spot de esta campaña?

¿Es esta alguna de tus respuestas?
  1. Me resulta indiferente. No le presto atención. No me provoca ninguna reflexión.
  2. En algún caso y momento ha conectado con alguno de mis sueños.
  3. Me irritan particularmente cada vez que los veo-oigo.
Si te interesa este blog es por algo, así que seguramente has reaccionado conforme a la reacción 3, sin desdeñar un toque de la 1 y la 2. 

Y aún así, el pum-pum-pum, el gota-gota, acompasado, liviano, persistente, ritmado con otros reclamos similares que nos oferta de felicidad y realización personal, consigue nimbar nuestro mundo de sueños y deseos...


Nadie está libre...

Y quien lo diga, pobre de él/ella, porque estará más expuesto, como esos habitantes del entorno de Chernóbil ignorantes de la radioactividad.

Sí, todos nos hemos acostumbrado a vivir rodeados de publicidad y solo prestamos atención cuando se dirige a nuestros intereses inmediatos. Pero el pum-pum-pum sigue ahí, alicatando como diminutas piezas de gresite nuestras habitaciones más íntimas. 

Está claro, así funciona el sistema.

Al final, nos pasa como con el aire, que nos envuelve y da vida, pero que no somos conscientes de él, salvo cuando nos falta o es evidentemente tóxico.



Pensemos ahora en los alumnos. 

Pensemos en esos pequeños humanos a los que ayudamos a crecer como personas cultas y ciudadanos comprometidos...


Ellos respiran lo mismo que nosotros. Son los medios, más que los padres o la escuela, los que construyen su mundo de sueños y deseos, su horizonte vital. 

Casi nada, ¿verdad?


Esta campaña de lotería  no va dirigida a ellos, claro. Para ellos la lotería no es una opción de gasto.

Pero ven sus MENSAJES, día a día, cuando ponen la tele o oyen la radio de casa...

Y hasta puede que en algún momento les hagan gracia, que por algo han premiado la creatividad de la campaña.

Y su MENSAJE les parecerá NORMA(L)... No cuestionable. Es el aire ideológico que respiran..., el que orienta sus horizontes y deseos. 

Y, mientras tanto, ya necesitamos casi DOS PLANETAS TIERRA para vivir como vivimos sin que nos toque la lotería...





¿Y la ESCUELA?

Pues resulta que la escuela, la única institución que puede enseñarles a abrir los ojos y a mirar y a analizar  y a cuestionar... mirando para otro lado, para el lado plácido del conocimiento asentado, pulido y empaquetado en manuales NORMA(lizados)

¿Analizar los medios, la publicidad, las noticias, y cómo construyen el mundo y amueblan las mentes?

TONTERIÁS. Menos mal que la LOMCE ya se encarga de llevarnos a lo práctico, a lo útil y necesario, a lo que importa, desterrando lo INÚTIL del currículo.


Sin embargo, algunos ilusos seguimos creyendo en el empoderamiento de ciudadanos libres y con criterio en una sociedad democrática.




Analicemos un poco

Ahora, si no los hecho antes, es el momento de MIRAR un par de vídeos de esta exitosa campaña publicitaria.




Ahora sí. Ahora que lo has MIRADO, y más después de la parrafada anterior, seguramente te has desmarcado de ese AIRE hortera, de nuevos ricos, de esos sueños huecos con los que nos envolvieron a todos cuando aquella BURBUJA tan evidente que nadie la veía...

La burbuja pinchó y todo el mundo empezó a ver desnudo al Príncipe..., a mirar el bolsillo y a comprar productos blancos, sin publicidad.  

Pero los sueños, aquellos sueños pequeños, seguían allí, solo que ya no estaban a mano de un pelotazo.

Nos quedaba la ilusión ilusa de la lotería. No es casual que en épocas de crisis se disparen los juegos de azar...

SUEÑOS PEQUEÑOS,  SUEÑOS de hiperconsumo. 

Mira ahora este otro spot y pon tú mismo/a nombre a esos SUEÑOS.



Y ahora, lo que para mí es la perla, la que mejor nos puede permitir abrir grietas en el muro que cerca las mentes:






"Por muy distintos que empiecen los sueños, siempre acaban igual..."


Había otra cuña de uno (siempre uno, no una) que quería ser abogado y defender buenas causas... para "acabar igual...".

Dile entonces a tus alumnos, a esos que se han atrevido a soñar con ser algo hermoso para su futuro que el único sueño concebible en esta sociedad es FORRARSE, que todo lo demás es secundario...

A lo peor te dicen que sí. Será lo más normal: son hijos de su tiempo, incluso en la edad de los sueños y las utopías.

Y entonces serás tú mismo el que se dé cuenta de que algo falla, de que algo no funciona en esta escuela reproductora que cierra horizontes y mentes.



Algunas conclusiones


  • Esta campaña, la de Coca-Cola que hemos trabajado en entradas anteriores, y todas, TODAS las campañas de PUBLICIDAD insisten en algo tan incuestionable como la religión en las sociedades medievales: el CONSUMO voraz y depredador como horizonte y guía de nuestro ser y estar en el mundo.
  • UNA NUEVA RELIGIÓN, sí, pero más efectiva en sus prácticas por su proximidad y satisfacciones inmediatas. Uno sale de sus iglesias y catedrales (supermercados e grandes almacenes) con algo tangible y de disfrute inmediato, sin tener que esperar llegar a otra vida.
  • Esta campaña de La Primitiva tiene algo especial:  se dirige directamente, sin tapujos o rodeos,  a contactar con ese núcleo duro del horizonte vital que la SOCIEDAD DE CONSUMO ha construido para nosotros: no conformarnos con nada material que no sea todo.
  • Trabajar estos contenidos en la escuela resulta tan importante como los de las materias más asentadas académicamente. Representan el medio ambiente simbólico en el que se desarrollan hoy los humanos. 
  • El futuro lo construimos hoy. Y ese es un futuro muy problemático. Estamos en lo que Jorge Riechmann llama "El siglo de la gran prueba" en el que nos jugamos el futuro de nuestra civilización, la "supervivencia humana decente" (Noam Chomsky)
  • El cambio de cultura, de civilización, solo será posible enseñando al deseo a desear de otra forma y otras cosas que no sean cosas. Y ese cambio en el deseo pasa obligatoriamente por cuestionar y abrir grietas en esa poderosa muralla que ha creado la publicidad.
Pero, claro, no es empresa pequeña, ¿verdad? 

El Roto lo expresa mejor que nadie:





El gran Miguel Brieva tampoco se queda atrás es sus agudas viñetas.



Para mí la mejor metáfora de lo que nos está pasando es la del Titanic y sus glamourosas fiestas mientras se acerca a la zona de los icebergs.

El Titanic (imagen de dominio público)


Necesito aclararlo

  • Le he dedicado tanta extensión a esta campaña de La Primitiva porque me parece muy interesante para meterle mano a esta fábrica de deseos tan bien engrasada que es la publicidad. Tenemos que utilizar los productos que mejor muestren las costuras y nos permitan abrir rotos para mirar al otro lado.
  • No voy de experto, y menos aún de despierto. Yo soy el primero al que le afecta la publicidad y su toxicidad. Como expuse en la anterior entrada, también yo caigo en sus trampas. La única diferencia posible es que, como los vecinos de Chernóbil a los que entrevista Svetlana Alexievich en su extraordinario libro, hace tiempo que perdí la inocencia. De eso se trata, de perder la inocencia.
  • Escribo para explicarme y construirme. Escribir esta entrada me ayuda a aclarar ideas y perfilar propuestas.  Y si puedo ayudar a alguien sin dármelas de nada, pues encantado.